TRADUCTOR. TRANSLATE.

domingo, 28 de diciembre de 2014

1

El humo se eleva, sube hasta encontrarse con la cuerda del funambulista que camina con la mirada recta, sin pensar en el vacío y se lanza sobre la estaca de un empalador y allí su corazón atravesado deja de fluir.

domingo, 24 de agosto de 2014

Me falta saber si fue real, si sobrepasó los límites de la onírica. Si realmente sucedió en este espacio-tiempo o lo imaginé yo mismo. Si llego a pasar. Temo preguntar. Porque eres tremendamente compleja. O igual eso es lo que creo yo y realmente te muestras como eres. Albergo esa duda. Me cuesta distinguir entre lo real y lo irreal porque fue igual que cuando lo soñaba ya que tampoco podía besarte.

viernes, 11 de julio de 2014

La vida puede ser insípida cuando no eres excéntrico.

Quizá tan solo quizá no seguir el canon social nos condena, y vivir un año junto a tus lecturas y pocos allegados puede producir una severa vesonia, una demencia, una locura, un estallido de pensamientos y tiempos muertos. Puede ser que no seguir las mismas pautas nos aleje. Nos alejan alturas, asignaturas, distancias y horarios. Y es posible que tomar otro camino no siempre sea la decisión correcta pero hoy en día pocos son innovadoras. Muchos quieren llamar la atención y las personas de apariencia simple quedan sumidas en el destierro social (al no ser que cuentes con un factor). Pero tu naciste aquí, y esta ciudad te conoce tanto como tú a ella. Y no te interesa sumirte en las modas, ni resaltar con cambios extremos tu mayor logro surgiría de tu cerebro. Aunque al ver grandes cerebros pensarás; ¿Cómo lo hago yo? Un ser tan fugaz… 

Entre el humo se escribe. Un sueño.

La historia de un inocente poder que perpetua desde hace poco tiempo el aire. con un hilo azul se apodera del alma del bosque, rodea los arboles y nos traspasaba por dentro. Las nubes miran de pasada cada vez que lloro en la orilla del río medio desnuda. Sospecho del otoño que pretende reconfortarme dándome mi magia, pero me vuelvo a escapar sin meter la sonrisa en mi maleta. Atención: iba con mascara y cuando mi bufanda empezó a ahorcarme la cara de dijo lo suficiente para hacer escapar de la bestia. Le grite las caricias de mi espada sobre su pecho , quiso dudar pero me eche a correr. tenia un poco de frío en las yemas de los dedos, cerré los ojos di puntadas en tus mejillas. Luego encontré unas botas rojas, yo quería recuperar tu tesoro y tu querías que me fuese lejos. no sabes las ganas que tengo de ti en el techo lo pone con estrellas fluorescentes hagamos una casa con las sabanas por favor perdóname por no encontrar el tesoro. ''En este baúl se esconde el libro con un montón de botes con fragmentos de momentos que quisimos que pasaran como etiqueta una foto en blanco y negro en la tapa una pluma negra, los cristales con purpurina morada....


¡Qué alegría lo encontré! Eso fue lo primero que pensé. Me crujió la columna, mie a mi izquierda un camino de botes pero cerca de mi un baúl. Me arrodille observe la hierba verde del bosque, todo lleno de humedad. Me manchaba las piernas con el barro mientras desenroscaba la tapa del tarrito pequeño. Una pequeña nota enroscada y atada con un lacito la abrí y leí, al del camino llegaras. me asusto pero muy poco tan poco como tu persiguiéndome de noche por el bosque. estire la mano cogí otro.. recuerda que nunca. (abra los siguientes tarros, sienta que va a llorar). Tarro tras tarro fui recolectando recuerda que nunca/ ha pasado el momento/ que estas pensando/ vete, huye, quédate/ en la orilla del río lanzando barquitos de papel/ cerrando los ojos aparece una bengala/ en el mirador con discman, tumbados/ paseando con cuidado cuesta abajo me caigo,te ríes/ huyendo juntos para calarnos en el cementerio para darnos la mano/ sentarme dentro del armario con la cara entre vestidos abres la puerta, te arrodillas, te acercas tanto que se me disparan las pulsaciones/ pones una excusa, te creo, nos largamos, me cojes en brazos, llegamos a un tronco, nos sentamos, te acercas, me quedo estática, no me puedo ni mover lo aprovechas y me besas/ hacemos una casita con las sabanas, hablamos, me miras, cierro, los ojos muy fuerte por favor vete, los abro me doy cuenta, ¡me has besado! / primer beso quieres mas no es buena idea, paro derepente/ te pones tierno, te creo/ (un tarro roto, que extraño) (de nuevo abro) ten cuidado/ con su mascara de cristal / te intentara engañar / ofrecer tu vida, tu sangre, y tu corazón/ entonces no te matara, te arañara el corazón dejara que gotee la sangre/ (tenia las piernas mojadas y los pies azules y húmedos) / te hará llorar, pero nunca te quiso( no era por nada en especial simplemente pasaste por ahí / no le importas date cuenta/ que te alejes y si no luego no te quejes( no eras nadie/ no eras nada, solo un pasatiempo/ por un rato, un momento/ ya no hay nada/ nunca lo hubo / la mascara se le ha roto, no le importa/ su rostro siempre estuvo visible/ ahora llora o prepárate para el mazazo, enfrente un discman una grabación con todas tus mentías que desarman el alma con las uñas afiladas. me pongo a llorar, ya esta encontrado todo tu tesoro, el dolor de dar un corazón. un poco roto tus palabras tus mentiras, tus silencios, el abrazo, que tormento! me hundí los pies en el barro resbale, seguí llorando, me cayo en las manos una carta, decía, las nubes te observamos pequeña. no llores mi hielo, sonríe ahora que te brillan los ojos. he corrido hacia adelante en este bar me encuentro por esto estoy aquí en la chimenea.

viernes, 24 de enero de 2014

Superflua

Este cielo me acompaña a kilómetros de lo que era mi ya antigua vida, las casas llevan tanto desgastadas, pero aquí no pasa el tiempo pues todo sigue estático. Pocas veces visualizo de nuevo el cielo como sí se obrara de un milagro. Pero ya falta poco para la nueva huida, escapada al folio con cuestiones a resolver tras un período de viaje. Con los nervios en la piel, los huesos, y en los mismisímos órganos. Y las telas colgadas me ocultan de la sociedad, todo cuanto me rodeaba se sitúa a kilómetros de distancia. Y todo cuando me rodea es proseguir con el trabajo, sin poder sentir el oxígeno del exterior, sin poder notar el viento sobre mi tez, recolectando mentalmente cada pequeño lugar en el que quiero vivir. O perderme un poco caminando.

martes, 7 de enero de 2014

Pasamos de lo ancho a lo ajustado

Y pasaban los inviernos zapatillas y botas para caminar hasta donde nadie había puesto farolas, cruzando los campos en invierno. Descampados alejados de la mano de dios, donde nadie pudiera encontrarnos, y de la mano caminar una tarde más con el frío en el fondo de las mochilas. Compartiendo auriculares, al lado de carreteras, aún recuerdo cuando tenía tu mano para salvarme. Y en cada parte de la ciudad hemos puesto los pies. Hemos cocinado la vida bohemia, prendido fuego al corazón. Dañado y admirado como al sol. Pero la vida se alejo.