TRADUCTOR. TRANSLATE.

miércoles, 29 de junio de 2011

Seamos corteses

En su alcoba reposa tumbada una preciosa dama, tapa su cuerpo con la sabana la cual parece disfrutar de su cuerpo, ya que sinuosa palpa sus curvas. Habla despreocupada con el dueño de sus suspiros, tranquila en todo momento. Encandilado y con brillo ambos se miran a los ojos. Mirándose se encuentran con un fino hilo transparente que los atrae entre sí. No consiguen escuchar otra cosa que no sea entre ellos. Se miran, avanzan uno al otro, mero impulso. Juntan sus labios, entrelazan sus lenguas resbaladizas las cuales quieren indagar tanto como puedan. Mientras un poco mas abajo, sus corazones laten veloces como si el amor no tuviera tiempo y ambicionan juntar su pecho contra el amo de sus anhelos. Las palabras quedan mudas en ese mismo instante, ambos se entregan, pasean las yemas de sus dedos entre su piel, que al roce de la lengua del otro deja el pelo en alerta. En el estomago sienten una extraña sensación que se asemeja al polvo de hadas tan fantasioso y tan brillante en momentos culminantes. Y como no el libido aumenta a un ritmo desenfrenando que como amantes les obliga a saciar su sed. En el reloj las horas se exprimen veloces disfrazadas de minutos, y sus momentos mas cómplices quedan en recuerdo como estrellas en el cielo.

jueves, 16 de junio de 2011

Explosión a la izquierda.

Dejen de hablar de amor quienes realmente no lo han sentido. Todos hemos cometido ese error pero hay que ser consciente y llegar a ser sincero con nosotros mismos. Porque no todos han sentido esa devoción dentro de sus carnes, esa pasión por un cuerpo del que otros no se percatan. Esa euforia por la cual nuestro interior da saltos de alegría y nuestras palabras parecen una monotonía. Mientras el corazón danza y quiere proclamar que esa fina coraza que siente llevar es mas inmensa que cualquier planeta. Algunos creen de mi que estoy indiferente  frente a algunas cuestiones pero nunca paro hasta zanjarlas. Y dirigiéndome al centro de la cuestión la cual ni existe, siento un propenso optimismo, una sensación de bienestar preciosa que parece darme fuerzas para no percatarme de las adversidades, que me permite danzar en mi interior. Que siento algo intenso dentro de mi, como lo maravilloso de lo abstracto en lo que pocos ven el inmenso valor o la grandiosa belleza. Esta delicada atracción que nos une y nos deja vivir y aún así intensa.

Quiero salir a encontrar el reloj que controle el tiempo y pararlo hasta el instante que nos aborrezcamos mutuamente, o sino hasta que ansiamos lo que es la realidad. Descubrir cartas que son para nadie, fragmentos escritos por el amor al arte. Saltar de una estrella a otra y asombrarse al pisarlas. Encontrar que soy la musa de un escritor al que pocos tienen el placer de leer. Y encontrarlo perdido entre sus folios descansando mientras la luz de la luna cubre su piel y su ropa. Deseo rozar con la yema de los dedos su brazo y llegar a su omóplato y achucharlo contra mi. Con ello olvidar por arte de magia todo lo que no forme parte de esta magia que me atrae.