TRADUCTOR. TRANSLATE.

jueves, 28 de abril de 2011

Mi universo, mi noética

Eres la totalidad de mi espacio y mi tiempo. Formo parte de tu materia, tu energía, nuestro impulso. Somos infinito, actualidad, presente. Levitamos en nuestra galaxia, siendo cada vez mas grandes, somos un mismo cuerpo, tan distante en el espacio y tan grande en el tiempo. Somos un secreto compuesto por el cosmos. Lo somos absolutamente todo. Pero con cada una de las desgracias ocurridas nos hemos convertido en nada. Hoy solo soy metafísica ontológica. ¿Existo? ¿Y Dios? ¿Existe Dios? ¿Quién es? ¿Por qué ha echo esto? ¿Con qué velocidad va un pensamiento? ¿Cómo se le hace caso omiso a la conciencia?  Aquella conciencia interior que todos poseemos, que no cambia, sino que evoluciona. La noética tan desconocida y tan usada. Si pudiese sentir,  tendría complejo de muñeca, de mujer violada, usada, poco respetada. Y sí, te amo, te amo universalmente querido cosmos. Por todo lo que me has dado, por hacerme llegar al mas puro orgasmo, al éxtasis, al nirvana. Mi amor por ti es incondicional, incluso instintivo. Tienes toda mi admiración, pues tus creaciones son mágicas, gigantes, en casi todo compones belleza. Lo eres absolutamente todo, pues somos una muy diminuta parte de ti.

miércoles, 27 de abril de 2011

Inmortal

Hace tantos años que nací, que ni siquiera lo recuerdo, diecinueve años pausados desde quien sabe cuando.
Tantas épocas pasaron por estos miserables años, mi cuerpo no envejece, cada día mas sabio, y alrededor mas ignorantes. Solo yo se la fórmula para morir por una vez, pero jamas encuentro las ganas de acabar con este sin vivir. El dinero no me importa, pues no se en que gastarlo, todo parece un burdo drama. Me siento cansado, quizá por que nunca logre amar. Incapaz de morir, incapaz de sentir, tan solo se fingir. Por cobarde alguna cosa aun me queda por hacer. ¿Para que mimar al mas pequeño ser? Tan solo quiero acabar con sus vidas, o al menos darles una lección. Una gran lección a todos. La inquisición, la guerra fría, comunismo, nazismo, dictaduras, guerras, pérdidas, tan solo pérdidas, nada cambia a los humanos. Aun con los años sigo sin entender como pudieron pensar que yo soy el monstruo. Tan solo soy un supuesto delincuente. No hago mucho daño. Tal vez un poco indecente. Tantos libros cuidados paso a paso, palabras escogidas con esmero, historias sumamente pastelosas, crueles, depravadas, impensables, e incluso palpables. Tan solo venganzas y dolores. Heridas, moratones, cicatrices, bellezas distintas, enfoques amplios y cerrados. Mentes insensatas o ignorantes. Por desgracia, o por suerte todo cambia. Quien sabe si mis acciones lograran algo.

sábado, 9 de abril de 2011

Drogas

Era todo tan distorsionado, no supe lo que hacia ni tan siquiera si lo hacia. Todo era palpable e inventado, la música sonaba al fondo de la película, el calor me dañaba el cuerpo, aunque los moratones me quitaban las ganas de todo. Todo me daba vueltas, lo veía deformado y me daba todo igual. El polen que flotaba por el aire se convirtió en pájaros blancos volando en una especie de círculos, los besos me sabían a viajes en el tobogán. Vi a las personas de maneras totalmente opuestas, me hubiera gustado ver todo muy lejos y muy cerca. Por un momento era tan diminuta y tan normal. Rodeada de gigantes, ninguno notó mi ausencia, nadie notó que mi imaginación rozaba mas mis visión que la propia realidad. Estaba tan delgada que notaba mi esqueleto por dentro de mi cuerpo, estaba tan ausente que aun andando con dolor me sentí descalza. Aun estando tan lejos de aquí quise dormir hasta otros cuatro, cinco años. Sonreí y sonreí aun con todo distorsionado, ¿qué queda ya por vivir? Tan solo me queda la paz, aquella tranquilidad que muy pocas veces sentí y casi nunca pude palpar mi propia libertad. El sol recorría mi cuerpo y los escalofríos trepaban por mi columna vertebral, escuchaba las notas que gritaba aquel piano, en mi cabeza, como si de susurros se tratasen. Despacio, paso el día entero, las horas, los minutos, los efímeros segundos, paso todo sin darme de cuenta. Mi piel se puso de gallina, la luna sonreía tiernamente, la pintura tapaba un corazón de hace años dibujado con los dedos. Y todo lo veía distorsionado, tan irreal era todo que no importaba mi cuerpo,  solo veía los corazones ajenos, y como loca quise cuidar los que yo aprecio sin descuidar al que yo mas quiero. Pero entre las vueltas del exterior me di cuenta de que estaba atrapada en un bucle dentro de un cajón.

martes, 5 de abril de 2011

Angie, angry.

Que no hay segundas partes, nos llenamos de prejuicios.
Cada noche ebria, te espero con resaca por la mañana.
Hoy ya no te recuerdo, de mí se apoderó el olvido.
Por fin se liberó tu bestia, y miserable de ti me dejaste a un lado.
Desenfunda tu nueva arma y mata. Yo ya acabé harta de ti, de tu fantasma.
De las locuras y la metralla, de juegos y amenazas.
Soy una nenaza para ti que adoras la matanza.
Para ti todo es blanco y negro, para mí hay una escala de grises increíble.
Asesino de seres inventados,
obseso en todos lados, empúñate los guantes.
Esta vez no dejes huella, quema los restos del cadáver.
Que si los hijos te parecen aliens explícame de que planeta vienes.
Vienes, vas y vuelves, te entretienes y nos mientes.
Nos narras cuentos y nos exiges confianza.
No eres valiente, nunca lo fuiste, en ningún momento.
Creímos en un instante que afloraba tu valor, quizás la educación.
Negamos la verdad y cuando cayó la venda de nuestros ojos nos dimos cuenta de tu cobardía,
tu astucia, y de que tu valentía consistía en recriminar.
Digamos que es un único fallo que acabo con todo,
principalmente con la vida de la que podrías haber llamado hija.